El último viaje en transatlántico escrito por Pilar Gutiérrez

El último viaje en transatlántico

Amanda has vivido mucho. Pero disfruta de éste como en el primer viaje. Aunque hay diferencia claro. Tú tenías 18 añitos recién cumplidos y eras azafata de un transatlántico, no tan grande ni moderno como éste claro. Pero allí te enamoraste, del mar, de esas noches estrelladas, de las gentes… eran tan diferentes unas de otras, cada persona un mundo apasionante. No te permitiste el lujo de tener un marido e hijos, tu vida entera la dedicaste a servir a los demás. La compañía para la que has trabajado 50 años, se dice pronto, pero es toda una vida, me han regalado éste crucero por mi 75 cumpleaños. Ayer lo celebramos, me hicieron una gran fiesta. Y hoy estoy aquí junto al piano, con una copa de mi licor favorito (crema de whisky) reflexionando, decidiendo mi futuro:

—“Amanda —me dijo mi vecino de camarote mientras me besaba la mano— nada me haría más feliz, que pasases el resto de tu vida conmigo. Tengo un velero y los dos podemos recorrer el mundo en él. ¿Quieres casarte conmigo?”

—¿No  somos ya viejos para ir llevando un velero? El rió y con una caricia me contestó:

—Tranquila, tengo tripulación, mi capitán tiene 58 años,  pero sus dos ayudantes tienen treinta y tantos. Laura es un encanto, te cuidará bien.

—¿Puedo pensarlo?

—Claro, ya es tarde ¿te acompaño a tu camarote?

Los dos nos fuimos agarrados del brazo hasta nuestros camarotes, me besó en la mano y me dijo  adiós. Y ahora me encuentro aquí decidiendo. La verdad es que Jany es un napolitano muy simpático, no muy guapo pero tiene su atractivo. Y es educado, y lo principal es que me propone seguir viviendo en el mar. Yo me había comprado un apartamento en Peñíscola frente al mar, pero no es lo mismo. ¡Ya viene! ¿Qué le vas a decir Amanda?

— ¡Buenas tardes! —Me dijiste sonriendo mientras besabas mi mano. ¿Lo has pensado ya?

—Si, si quiero.

—Bien le pediré al capitán que nos case mañana mismo.

— ¡Boda en el mar! — Reí contenta.

Y nos casamos, y aquí estamos viviendo otra nueva aventura, pero lo más importante, es que sigo viviendo junto a ti, con tus noches estrelladas y con mi segundo gran amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *